Seleccionar página

Emprender es una de las aventuras más gratificantes y satisfactorias que una persona con ganas de romper paradigmas puede lograr. Sin embargo no es un camino fácil y requiere tiempo, dinero y esfuerzo para lograrlo por lo que hay que hacer lo posible por no empezar mal o perder el rumbo.

Aquí te presentamos algunas recomendaciones de lo que NO se debe hacer para poder convertir tu negocio en una gran empresa:

1. No haber iniciado el negocio basado en un problema o necesidad real

 

Tal vez la razón principal de que un negocio no te de los resultados que esperas es que lo creaste pensando en lo que te gusta a ti o lo que crees que todo el mundo necesita. Cuántas veces hemos escuchado emprendedores diciendo “Imagínate producto/servicio x todo el mundo lo necesita” o “Producto/Servicio x es un éxito asegurado hay 1,000,000 o más personas en cada ciudad con este perfil de cliente vamos a hacernos millonarios”. La realidad es que en la actualidad la mayoría de las necesidades o problemas que las personas consideran importantes los resuelven de alguna manera y eso de crear necesidades nuevas es casi casi imposible lo que nos lleva al siguiente punto…

2. Identificar un problema o necesidad real pero no ofrecer una mejor solución a lo que ya existe basado en lo que valore el usuario del producto o servicio

 

En un mercado tan competitivo como el de hoy en día el reto del emprendimiento es resolver las necesidades de las personas de una mejor manera que la competencia. Aquí es donde se puede dar rienda suelta a esas ideas locas para luego confirmar con los usuarios que realmente sea una mejor alternativa a lo actual. El problema es cuando tu solución no es suficientemente interesante para tu cliente como para cambiar o peor aún igual a lo que existe pero con el nombre de tu empresa.

3. Innovar demasiado o innovar muy poco

 

Con el auge de la tecnología y servicios online se está dando una tendencia a querer hacer de todos los productos/servicios una versión digital. Esto está muy bien pero hay demasiados casos donde simplemente no funciona porque el mercado no está listo o simplemente la transición a un producto/servicio digital es menos útil para el usuario. O en caso contrario se crea un negocio igual a todos los demás en un mercado competido y está en constante lucha por sobrevivir en vez de crear una mejor solución para poder crecer.

4. No enfocarse en lo verdaderamente importante (Hombre orquesta)

 

El funcionamiento de un negocio requiere de varias áreas (Marketing, Ventas, Finanzas, Operaciones, Recursos Humanos, etc.). Estas se convierten en departamentos conforme se va convirtiendo en empresa por lo que no es una tarea sencilla controlarlas. Como fundador se puede cometer el error de querer estar a cargo de muchos o incluso de todos estos departamentos para “Ahorrar costos” lo que alenta el avance de la empresa además de que el costo de oportunidad de lo que podría enfocarse realmente le está costando más.

Una persona no puede ser buena en todo por lo que es mucho más efectivo contratar a profesionales expertos en cada una de las áreas necesarias y así el fundador puede concentrarse en lo que sabe hacer mejor e innovar en lo que rodea a su producto/servicio estando muy pendiente de las tendencias y necesidades del mercado.

5. No ejecutar las ideas que tienes de mejoras para tu negocio

 

Cuantas veces nos ha pasado que pensamos ideas nuevas para nuestro negocio pero por alguna razón posponemos la implementación de estas porque “Ahora no hay tiempo tengo que atender muchas cosas” o “¿Y si no vale la pena?”. Las ideas no valen nada a menos que se ejecuten por lo que procrastinar es uno de los peores errores que podemos cometer en ejecución de ideas y cualquier otro ámbito de nuestro negocio. Es importante organizar nuestras tareas para darnos el tiempo de llevar a cabo nuevos proyectos que ayuden a nuestro negocio a crecer.

5. No tener un flujo de dinero constante que haga el modelo de negocio rentable

 

En algunas culturas se nos ha enseñado que “El dinero no lo es todo en la vida” o “El dinero no da la felicidad”. Y aunque esta manera de pensar depende de la mentalidad de cada persona en el caso de un negocio es una si no es que la razón primordial de su existencia. El flujo de efectivo es como si fuera la sangre que mantiene vivo el corazón del negocio por lo que si no hay un flujo que pueda mantener el negocio aunque tengamos inversionistas, apoyos gubernamentales y nuestros propios ahorros más temprano que tarde quebraremos por que la empresa no puede mantenerse a sí misma.

La clave para un flujo adecuado es el valor que les estamos proporcionando a nuestros clientes por lo que si ellos están satisfechos con el producto/servicio como para pagar lo que necesitamos para que la empresa funcione vamos por buen camino.

7. No tener la pasión suficiente por tu negocio

 

Una de las razones primordiales aparte de generar ingresos en un negocio es hacer algo que nos gusta y que nos paguen por ello. Obviamente esto conlleva hacer algo que genere valor a los clientes como para generar ingresos de alguna manera.

Pero como en cualquier parte de la vida va a haber momentos en los que no nos ira tan bien y es aquí donde la pasión por nuestro giro de negocio nos hará seguir adelante hasta conseguir las metas de la organización. Si esta pasión no existe será mucho más fácil desmotivarnos en los momentos difíciles como para plantearnos dejarlo por lo que deberíamos pensar cambiar nuestro giro a algo que realmente nos apasione.

Estas son algunas de los muchos errores que podemos cometer al llevar la administración de un negocio te invitamos a compartirnos en los comentarios algunas recomendaciones de lo que hay que evitar para no caer y alcanzar el éxito en nuestros negocios.

Luis Enriquez
Especialista en Marketing Digital, Desarrollo Web y Gestión Empresarial. Apasionado por la tecnología y sus aplicaciones en cada ámbito de la vida actual sobre todo en los negocios.

Comentarios

comentario